lunes, 26 de mayo de 2008

El rey del slap es italiano

        Italia es una república, pero también la cuna de un rey sin trono en un mundo demasiado ocupado en controlar los flujos de información. ¿Stanley Clarke? ¿Mark King? ¿Victor Wooten? ¡Qué va! El rey del slap es italiano y no lo conoce ni la tendera de su barrio. Es un tipo sencillo. Vive en una casa sencilla. Tiene un blog. Se ha molestado en hacer una serie de vídeos "instruccionales" caseros y los ha colgado en Internet. Echemos un vistazo a este que viene a continuación, en el cual nos explica, sin palabras, diferentes técnicas de slap en siete niveles.




        O dicho de otra manera: "Cómo olvidarse para siempre del slap y dedicarse al cultivo del garbanzo en siete niveles". La cosa empieza despacio y progresa de forma razonable. Cualquiera que domine el nivel 3 puede ganarse la vida perfectamente en una banda de funky. Pero aquí empieza la fiesta. Llega un momento (hacia el nivel 5) en que te entra la risa. Aquello es una máquina de ritmo bien engrasada que funciona con una meticulosidad arriesgada. Mantiene un fantástico groove en las cuerdas graves mientras intercala fraseos en el registro agudo, añade acordes y diversas formas de percutir con la derecha, destacando el uso del doble pulgar. Cuando termina el vídeo, ya muertos de la risa y convencidos de vender el bajo, observamos que todavía existe otro vídeo a cargo del mismo caballero. En él, por si nos habíamos quedado con ganas, nos vuelve a dar sopas con onda en otros siete niveles más. El tipo se excede. El tipo me obliga a presenciar de nuevo el vídeo para asegurarme de que no lo he soñado. En fin, yo a lo mío, ya tengo claro a quién venderle el bajo, pero... ¿es que hay más vídeos?
        Pues bueno, se conoce que una vez puesto ya no podía parar de mostrar su (inacabable) arsenal técnico. Porque el rey del slap italiano, que no vive en una choza al estilo Beverly Hills, ni tiene un Porsche con su nombre en la matrícula, también domina otros palos de la técnica bajística. ¿Cuáles? Muy sencillo: prácticamente TODOS. El derroche técnico y de buen gusto y buen hacer musical que encontramos en todos los vídeos de este hombre es muy alto. No digo que sea insuperable, pero deja el listón, repito, bien alto. Con lo cual, mañana mismo (después de vender el bajo) me dedico a recaudar fondos para erigir a ese tipo el monumento que merece en la plaza de su pueblo natal. Si no se lo merece él... Su nombre es Gianni Serino, y sus vídeos recomendables no sólo para bajistas, sino para cualquier músico o persona mínimamente interesada en la música. Apuesto a que más de un famosillo cambiaría uno de sus Porsche por algunos niveles del tío Serino. Salud Gianni, se te quiere un montón. Pero que sepas que me he quedado sin bajo.

martes, 20 de mayo de 2008

Nace un nuevo blog sobre bajo eléctrico

        Quizás algún veterano navegante recuerde una página web que en su día fue bastante popular llamada Bajo Mínimos. Bajo Mínimos fue mi primera web, allá por 1998. Eran otros tiempos. Internet vivía su primera fase, experimental como todas las primeras fases, y todavía no eran posibles muchas de las cosas que hoy nos brindan los avances en tecnología informática. Como su título indicaba, estaba repleta de contenidos mínimos referidos al bajo eléctrico. Eso sí, tratado con todo el respeto y devoción (la palabra bajo aparecía con mayúscula en toda la web). Lo de los contenidos "mínimos" tiene doble sentido. Por una parte, traté de ir a lo esencial, a unos mínimos que pudieran ser útiles para cualquier bajista. Por otra, apliqué conscientemente mi filosofía de lo minimal que hace diez años consideraba sagrada y hoy en día sigo considerando un buen enfoque.
        Pero no era el único enfoque. Compartiendo el de la que considero como mejor publicación sobre bajo eléctrico, Bassplayer Magazine, mi punto de vista acerca del bajo siempre ha sido total (no global, esa palabra empieza a tener mala fama). Y, ¿qué significa tener un enfoque total? Significa simplemente ver la música desde el punto de vista del bajo o del bajista. Es decir, siendo conscientes del rol del bajo, pero sin perder de vista todo lo demás. Dicho esto, importa poco el tipo de bajo que utilicemos, el amplificador o la técnica de mano derecha, porque todo irá a parar inevitablemente al mismo saco: el bajo. Eso es lo importante. Así, cualquier bajo, estilo o técnica son bienvenidos por igual, puesto que todo lo que se refiere al bajo es interesante, al menos eso creo. En esta segunda fase vamos a ir más allá de lo esencial.
        Seguiremos profundizando en ese enfoque de la música vista desde abajo, desde la base rítmico-armónica. Nos referiremos menos a cuestiones básicas archirrepetidas o a información técnica fácil de encontrar en otras webs. Aquí propondremos cuestiones basadas en la experiencia propia y en la observación minuciosa sobre cómo llegar a convertirse en un buen bajista. O al menos, cómo disfrutar al máximo sacando notas de un bajo eléctrico. Nos acercaremos más a la actitud o a la filosofía del bajista, y son materias que aunque parezcan avanzadas, y lo son, deberían empezar a considerarse desde una primera toma de contacto con el instrumento. La técnica y la actitud deberían desarrollarse de forma simultánea.
        Así, este comienzo es en realidad la continuación de lo ya empezado en 1998. Para todos aquellos que se quedaron con ganas de ver actualizados los contenidos de Bajo Mínimos, la nueva etapa ofrecerá nuevos y jugosos artículos sobre todo lo imaginable acerca del bajo. Espero que disfrutéis y comentéis a placer lo que vayáis leyendo.

P.D.: Bajo Mínimos dejó de existir en diciembre de 2014.