martes, 12 de octubre de 2010

Doug Wimbish improvisando

        No me resisto a compartir este vídeo de Doug Wimbish, es una joya. Es más que un catálogo de técnicas inusuales (la del slap con el dedo índice, mi favorita) para extraer sonidos inusuales de un bajo eléctrico. Es también un alarde de naturalidad. Wimbish desciende por completo del pedestal al que le aupa su carrera para ofrecer unos minutos de música improvisada en una feria de instrumentos. Ni un atisbo de estrellato. Sirva como ejemplo cómo saluda a un camarada en el minuto 3:27. Otro personaje que no hay que perderse (además del bajo, claro) es el sujeto que aparece a su izquierda. La miradas que le echa no tienen desperdicio. Además, está un poco ladeado en sentido contrario a Wimbish, como si el impacto del derroche musical que este produce le fuera a tirar de la silla.



        No hay duda de que el hombre está epatado, aunque pronto se le pasa (minuto 5:44) y se pone todo mañoso a practicar escalas, como reconociendo ante una profecía el camino a seguir para llegar lejos alguna vez. He de decir que comprendo a este hombre más de lo que parece. Yo no estuve a punto de caerme de la silla, pero mi asombro fue como el suyo, si no mayor. Y también le envidio, por haber tenido la oportunidad de vivir ese momento. Aunque no desespero, sé que por fuerza el mismo Wimbish terminará por contestar alguna de las invitaciones a cenar que le envío todas las semanas.

2 comentarios:

Bajo Máximos te invita a comentar, ampliar o rebatir la información que acabas de leer