martes, 14 de agosto de 2012

Tocar slap con el bajo (V)


Mini-choques
 

      Otra forma de producir choques sería con los dedos de la mano derecha. Con el dedo no podemos golpear tan fuerte como con la palma, pero sí más deprisa. Podemos redoblar con nuestros dedos sobre las cuerdas ensordecidas, mucho más útil que sobre la mesa, al terminar de comer. También podemos alternar la palma de la mano derecha junto con el pulgar, lo que es muy útil para crear tresillos percusivos. En el ejercicio 8, primer compás, se muestra esta combinación de choque de la palma derecha (X, D) con nota falsa de pulgar (P); en el segundo compás, los mini-choques producidos con los dedos índice (I) y medio (M):



Polirritmia

      Tocar slap solo en graves o solo en agudos está muy bien, pero una sabia combinación entre graves y agudos puede añadir profundidad e interés a nuestra línea. Podemos conseguir que las notas graves, ejecutadas con el pulgar, creen por sí mismas una línea de bajo, que podría tocarse de forma aislada. Si a este patrón le añadimos notas falsas, choques o popping, podemos crear un interesante efecto de dos voces. Recuerda: primero diseña el bajo y después rellena los huecos.



Sacándole partido al pulgar

      Es posible conseguir varios sonidos con un solo golpe de pulgar. Se trata de usarlo como una baqueta de batería, percutiendo la cuerda y dejándolo rebotar en ella, de forma que ejecute dos sonidos con el mismo golpe. Esto es útil tanto para tresillos como para otras agrupaciones de tres notas.

Doble pulgar

      Con la técnica de doble pulgar también obtenemos dos sonidos con un solo golpe de pulgar, aunque de distinta forma. En lugar de percutir la cuerda en perpendicular, como hasta ahora, utilizaremos el dedo como si se tratara de una púa. Por tanto, el pulgar percute hacia abajo (slap) y después, aprovechando el movimiento de retorno a la posición original, hacia arriba, con la parte de la uña, produciendo el pop. Podemos verlo en el ejercicio 10:




Otras técnicas de slap


Tecleando

      Sí, ya lo sé, después de días y noches de slapear sin freno, el pulgar duele. Se ha ganado unas vacaciones, durante las cuales podemos explorar otras formas de percutir las cuerdas. Por ejemplo, usando los dedos índice y medio de la mano derecha a modo de pulgar, algo así como teclear sobre los últimos trastes del diapasón. Es lo que hace Doug Wimbish en este vídeo, aunque no es el único.


            Ir a "Tocar slap con el bajo (y VI)"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bajo Máximos te invita a comentar, ampliar o rebatir la información que acabas de leer