martes, 25 de junio de 2013

Dominando acordes en cualquier tonalidad

          Vamos a llevar un poco más allá nuestro análisis de intervalos con la ayuda del reloj. Como sabemos, los intervalos forman acordes. Cualquier acorde, por complejo que sea, no es más que una superposición de intervalos de tercera, mayor o menor, salvo en el caso de acordes sus. Es posible que hayamos alcanzado cierta agilidad cuando se trata de acordes en la tonalidad de C, o de G, pero, ¿qué ocurre con el resto de tonalidades?, ¿cuál es, a botepronto, la composición de un acorde Fmaj7#11? De poco nos va a servir transportar, mentalmente, a C cualquier tonalidad. Lo mejor es practicar todas las tonalidades para dominarlas.

      Para familiarizarnos con todas las tonalidades, incluso con las que cuentan en su armadura con un montón de alteraciones, presentamos una herramienta, o juguete, de gran utilidad. Consiste en un juego de siete relojes de intervalos (uno por nota), superpuestos de forma concéntrica, que nos permitirá, de un vistazo, ver la composición de un acorde cualquiera en todas las tonalidades. Se puede construir utilizando papel, cartón o software. El resultado es el que se muestra en la figura 1.

Fig. 1

            Es fácil percatarse de cómo podemos utilizarlo. En la figura 1, anterior, olvidándonos de momento de las tres circunferencias de más al interior, hemos alineado las ruedas de manera que muestren la configuración de un acorde C7. En efecto, contando desde el exterior hacia el centro y comenzando por C obtenemos C - E - G - Bb. Y no sólo eso: al mismo tiempo estamos mostrando todos los acordes de séptima posibles, dado que, si partimos de cualquier otra nota distinta de C obtenemos su correspondiente acorde de séptima, como es fácil de comprobar. Si empezamos por D obtenemos D - F# - A - C, etc.

      Este mecanismo nos servirá para cualquier acorde, del tipo que sea. Una vez configuremos un Cmaj9, o un Cdim7, el resto de notas de alineará para mostrar la configuración correspondiente tomando como tónica cualquier otra nota.

         Al mismo tiempo, y sin dejar de mirar la figura 1, podemos ver que, en el extremo opuesto de la rueda se encuentra otro acorde, en este caso de séptima. ¿Cuál? El correspondiente a su #4 ó tritono. En el caso de C7, será F#7. Fijémonos en la composición de ambos acordes: C7 está formado por C - E - G - Bb (A#); y F#7 está formado por F# - A#(Bb) - C# - E. Se ve claramente que la tercera y séptima de C7 (E y Bb) coinciden con la séptima y tercera de F#7. Esta es la explicación del uso de la sustitución de tritono (tritone substitution), otra herramienta útil que explicaremos en su día.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bajo Máximos te invita a comentar, ampliar o rebatir la información que acabas de leer