viernes, 28 de junio de 2013

Walking bass mejorado (II)

Continuamos viendo algunos consejos para dar sabor a nuestras líneas de walking bass.
  • Uso de la octava.  Es una forma de añadir variedad sin cambiar de nota, pero sí de altura. En la figura 1 podemos ver cómo, después de alcanzar la tónica de un acorde nos dirigimos a su octava, notas de paso mediante, sin tener que pensar en terceras o quintas. Puede servir de comodín si nos quedamos en blanco y no recordamos la estructura del acorde que tenemos entre manos.
Fig. 1

  • Descansar en la tónica un compás cuando hay varios compases seguidos bajo el mismo acorde. Todo requiere un equilibrio y, en determinados pasajes, puede ser útil efectuar esta técnica. Produce el efecto de habernos detenido, aunque no lo haga el resto de nuestros compañeros. Restamos velocidad a la máquina, sensación de movimiento. Y esto es importante porque, cuando volvamos a ponernos en marcha, el efecto de movimiento se acentuará. Es casi como crear suspense (interés). Podemos verlo en la figura 2.


Fig. 2


  • Alcanzar la tercera del acorde, o la quinta, en lugar de siempre la tónica. Para ello hay que desarrollar la capacidad de ver mas allá del gráfico, es decir, ver también el gráfico del acorde siguiente superpuesto al actual, como vemos en la figura 3. Imaginemos que queremos ir desde E+ hasta Am7 y luego hasta Bm7b5. En el gráfico de la izquierda vemos la estructura de los acordes: E+, de color verde; Am7, de color café; y Bm7b5, de color azul. En el gráfico de la derecha vemos uno de los posibles caminos para alcanzar, desde E+, la tercera de Am7 (C), y después, la quinta disminuida de Bm7b5 (F). Secuencia: T - X - #5 - Y - b3 - X - T - Y - b5 - X - T.


Fig. 3







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bajo Máximos te invita a comentar, ampliar o rebatir la información que acabas de leer