domingo, 2 de junio de 2013

Walking bass (VII)

      Ésta última nota, mencionada en el párrafo anterior, tiene mucha importancia. Pues, si bien las anteriores perfilan el acorde en el que estamos, la última nos dirige, nos propulsa hacia el siguiente acorde y, de alguna manera, lo anticipa o sugiere. Al escuchar esta última nota, el oyente debería tener una buena pista de qué acorde es el próximo, aunque no en toda su extensión. Es decir, sabrá que se aproxima un G, por ejemplo, pero no sabrá si se trata de un Gm13 o de un Gmaj7. 

      Podemos añadir dos reglas útiles:
  • Si nos encontramos con dos acordes seguidos que tienen su tónica a distancia de tono o semitono (p.e.: Cmaj7 y Dm7) repetiremos la tónica del primer acorde en el cuarto tiempo del compás.
  • Si nos encontramos con que un acorde llena varios compases seguidos puede sernos útil echar mano de escalas bebop (ver Bajo Mínimos, sección Teoría, capitulo VIII).
      Todo esto se ve mejor en un ejemplo. Hemos escogido, por su sencillez, el standard de jazz titulado “All The Things You Are”, de Jerome Kern. Pero ojo: no intentes ver en el ejemplo escrito las explicaciones dadas. Aprende el ejercicio y practícalo, porque solo entonces descubrirás el porqué de todas estas explicaciones farragosas —aunque necesarias—. No se trata sólo de notas, sino de la comodidad de alcanzarlas en el mástil del bajo. Por eso, hasta que no lo toques no verás su utilidad. Yo te adelanto que no será una pérdida de tiempo. Aquí está la partitura original, y después publicaremos una de las posibles líneas de walking bass que recoja lo dicho aquí.



Ir a "Walking bass (y VIII)







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bajo Máximos te invita a comentar, ampliar o rebatir la información que acabas de leer