domingo, 28 de julio de 2013

Afinando el bajo (II)

Afinar a ojo

      Es un truco que puede servirnos en situaciones donde no podemos escuchar el sonido de nuestro bajo. Como punto de partida necesitamos que una de las cuerdas del bajo esté afinada, por ejemplo la cuarta (E). Por física, si tocamos el A del traste 5 vibrará la cuerda de A. Si no vibra es porque no está en A, con lo que debemos corregir la afinación con la clavija correspondiente.

Nashville tuning

    Usado por guitarristas de country, es un truco que podemos adaptar a nuestro bajo. Consiste en reemplazar varias cuerdas graves por cuerdas de un calibre más ligero. ¿Dónde las obtendríamos? En juegos de bajo de ocho cuerdas, por ejemplo. Recordemos que un bajo de ocho cuerdas no dispone de ocho cuerdas reales, sino que se trata de las cuatro de rigor, a las que añadimos cuatro más afinadas en la misma nota, pero en su octava superior. Eso nos puede servir para tocar las mismas notas y cambiar de octava con facilidad en los fraseos. En la figura 1 vemos cómo podemos tocar, de forma fácil una frase que resultaría complicada con afinación estándar. La afinación aquí usada es E - A (octava aguda) - D - G (octava aguda).

Fig. 1

Uso de afinaciones alternativas
  • Sacar un nuevo sonido
      Un conocido ejemplo lo constituye Black Sabbath. A partir de su tercer disco, "Master Of Reality", Tommy Iommi comenzó a experimentar con distintas afinaciones de su guitarra , como tres semitonos más grave, un semitono más grave, por razones de comodidad en la digitación. Al mismo tiempo, el bajista Geezer Butler tomó la decisión de hacer lo mismo para empastar mejor con  el nuevo sonido de guitarra. El resultado fue un sonido más mórbido, tétrico y oscuro del que conseguían con tan solo sus afilados mostachos, lo que acentuó su personalidad musical. En general, las afinaciones graves oscurecerán, mientras que las agudas resultarán más brillantes, lo mismo que cuando subimos o bajamos de tonalidad una canción.
  • Practicar slide (bottleneck)
     Ya lo mencionamos en la parte anterior de este artículo. Para ello afinaríamos el bajo según las notas de un acorde, al igual que hacían los bluesmen en los años '40.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bajo Máximos te invita a comentar, ampliar o rebatir la información que acabas de leer