lunes, 15 de julio de 2013

Armónicos (I)

      Ya vimos lo que eran los armónicos. Sirva lo expuesto en aquel artículo como introducción y lo que aquí veremos como ampliación. La figura 1 reproduce el gráfico en el cual podemos encontrar los principales armónicos naturales en el mástil de nuestro bajo. Sin embargo, nos centraremos en los rodeados con un círculo rojo, es decir, los que caen sobre los trastes 5, 4 y casi sobre el 3 (un poco después).


Fig. 1

      A primera vista parece un racimo de notas sin ton ni son. ¿Qué se puede hacer con ellas? En primer lugar, podemos ordenarlas. Comenzando por el E del traste 5, y en una secuencia diagonal, tenemos las notas: E - G# - A - B - C# - D - E - F# - G - A - B - D. Esto ya tiene más sentido. Algunos ejemplos: si comenzamos esta secuencia por G# (sin tocar el G) tenemos un modo G# locrio, o un A jónico (escala de A); si comenzamos por A, sin tocar el G# anterior, se convierte en un A mixolidio. Esto implica que también tenemos las notas de una escala de D (D jónico). Veamos qué más podemos hacer con esta serie de armónicos.

Arpegios con armónicos

      En efecto, podemos tocar diversos acordes arpegiados que pueden marcar la diferencia en un momento dado de nuestra línea de bajo o de nuestro solo. En la tabla de la figura 2 podemos ver algunos ejemplos.


Fig. 2

Acordes con armónicos

     Es bastante obvio que, desgraciadamente, no podremos ejecutar como acordes los arpegios mencionados en la tabla de la figura 2, anterior. Sin embargo, podemos tocar un montón de acordes de dos y tres cuerdas, aprovechando la alineación de los armónicos. Los más fáciles son los que aprovechan la alineación vertical de notas sobre un mismo traste. La figura 3 muestra algunos ejemplos.


Fig. 3

      A la izquierda vemos una quinta invertida que, puesto que omite la tercera, puede funcionar como A o como Am; en el centro tenemos una séptima que puede funcionar como E7 o como Em7; y a la derecha tenemos una tercera menor, Em. Estas son solo tres de las múltiples combinaciones sobre el traste 5. Otras posibilidades son: A- D (D o Dm); A - G (A7 o Am7); D - G (G o Gm). Si operamos de la misma forma sobre el traste 4 y sobre las notas casi en el traste 3 obtendremos otros tantos acordes, buscando todas las combinaciones posibles.


Ir a "Armónicos (y II)"





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bajo Máximos te invita a comentar, ampliar o rebatir la información que acabas de leer