miércoles, 17 de julio de 2013

Steve Harris cabalga sin cesar

      Sí, sí, mucha sexta y mucho enlazar acordes. Pero aquí todos hemos aprendido a tocar el bajo con canciones de los Beatles, Iron Maiden o The Clash. Y hemos enseñado a sacar canciones de Muse o Green Day. ¿Qué tiene de malo?

      Nada. Yo diría que es uno de los ejercicios más saludables. Un momento: ¿Iron Maiden? eso no es tan sencillo como para cuando estás empezando a tocar el bajo. Esa técnica dactilar de Steve Harris en su mano derecha requiere algo más que ganas y melena por los hombros.

      Durante muchos años creí que utilizaba tres dedos. No es culpa mía, sino de un periodista musical que así lo escribió en alguna revista dedicada a grupos metálicos. Pero hete aquí que no se trata de tres dedostécnica que ya explicamos al hablar de la mano ejecutora, sino de dos. Así que vamos a tratar de desentrañar los misterios que se esconden tras ese (glorioso) cabalgar que se escucha en temas como "Killers" o "Run To The Hills".

      Primero pensé que lo mejor sería mostrarlo en un vídeo, pero, ¿qué sentido tiene, cuando puedes ver cualquier vídeo de Iron Maiden y observar al mismo Steve Harris? Así que lo explicaremos de forma gráfica.

   Antes que nada, antes de sacar el bajo del estuche, realizaremos un ejercicio de calentamiento, algo que puedes hacer mientras ves televisión. Se trata de golpear, con los dedos medio e índice (2 y 1) de tu mano derecha (izquierda si eres zurdo) sobre una superficie plana. Está bien escrito: golpea primero el 2 y luego el 1. Y no tienen que sonar dos golpes, uno por dedo, ni tampoco uno sólo. Debe haber una pequeña diferencia entre ambos, que los haga sonar como "trak". No sigas adelante hasta que no domines esto.

      Bien, ahora ya podemos enchufar el bajo. Como hemos dicho, son estos dos dedos, 2 y 1, por este orden, los que van percutir la cuerda y sonar como tres. ¿De qué forma? En la secuencia que muestran los gráficos a continuación: primero, el dedo 2 produce una nota falsa al golpear la cuerda, como puede verse en la figura 1.

Fig. 1

      Después, el dedo 2 pulsa la cuerda, produciendo la nota real, como puede verse en la figura 2.

Fig. 2


      Por último, el dedo 1 pulsa la misma cuerda para producir la misma nota, como puede verse en la figura 3.

Fig. 3

      Esta secuencia "klak - nota - nota" (x - A - A, por ejemplo) debe ejecutarse muy lento al principio. Ya aceleraremos cuando esté controlado. Es conveniente imaginar que entre los dedos pulgar, índice y medio (0, 1 y 2) estamos girando la llave de un grifo. Esta imagen nos servirá para ejecutarlo con soltura. Y no perdamos de vista que es el golpe final, el tercero, el que debe caer a tiempo. Es decir, si practicamos en compañía de un metrónomo, el tercer golpe es el que deberá coincidir con el "clik" del metrónomo. Los otros se anticipan.

      Y ahora, a disfrutar cabalgando. ¡Up the irons!

Escuchar la pista de audio original grabada por Steve Harris en "Run To The Hills"

6 comentarios:

  1. Todos partiéndonos los dedos -y los sesos- para imitar las técnicas de "los grandes" y luego resulta que muchas de ellas no son tan complicadas como parecen al principio, bueno, quizás si.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es como los magos: no es complicado si conoces el truco y lo practicas. De lo contrario puede llevar tiempo descubrir cómo lo hace.

      Eliminar
  2. muchas gracias por los piques saludos

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Paul. Me alegro de que te guste. ¡Saludos!

      Eliminar

Bajo Máximos te invita a comentar, ampliar o rebatir la información que acabas de leer