domingo, 13 de octubre de 2013

La mayor escala (I)

      Una de las primeras cosas que enseño a mis alumnos presenciales es la escala mayor. Empiezo por la de C, pero, como todos sabemos, cualquier escala mayor tiene la misma digitación y propiedades. Lo que casi siempre obtengo del alumno es una mirada torva que, en lenguaje internacional, significa: "¿Es una broma? ¡Es la cosa menos cool del mundo!". Lo sé: la escala mayor, así, a palo seco, no es nada cool.

       Veamos de dónde procede. ¿Quién se inventó esa caprichosa forma de dividir la octava en siete notas?, ¿tiene que ver con los siete cielos o es un número mágico?, ¿por qué esa sucesión caprichosa de dos tonos, un semitono, tres tonos y un semitono? En teoría, los monjes gregorianos de la Edad Media, conocidos por su canto de igual nombre, entendían que era la manera más fácil de dividir la octava a la hora de cantar. Y digo "en teoría" porque los monjes no dejaron instrucciones por escrito. Lo dicho tiene su lógica: intenta cantar usando una escala hexátona, o disminuida, y luego me lo cuentas. Es usual que un saxofonista de jazz ejecute un solo alternando escalas hexátona, disminuida y húngara, pero no lo es para un cantante. Esto implica que la mayoría de música cantada que existe tiene como base la escala mayor.



       Nuestra escala estrella es la madre de buena parte de las escalas más utilizadas, lo que incluye: el modo dorio (segundo modo de la escala mayor), el modo frigio (tercer modo), la escala menor natural (sexto modo), la escala menor armónica (escala menor con una nota alterada), la escala menor melódica (ídem con dos notas alteradas), la escala pentatónica mayor (simplificación de la escala mayor en dos notas), la escala de pentatónica menor (idéntica a la mayor en otro orden), la escala de blues (pentatónica menor añadiendo una nota)... y algunas más.

      Otro dato: todo jazzista legendario (Coltrane, Bill Evans, etc) empezó zampándose la armonía clásica, basada en la escala mayor, antes de quedarse con hambre y explorar nuevas escalas, como las Bebop, disminuidas o hexátona. Aprender música con el jazz, sin conocimientos básicos previos, me parece un error de bulto, igual que aprender armonía antes de dominar el solfeo. Es como aprender cálculo integral sin saber multiplicar o dividir. Un gran porcentaje de piezas de jazz utilizan armonías basadas en la escala mayor. Un acorde tan jazzístico como Bbmaj7 contiene sólo notas de la escala mayor, igual que un Csus4.


Ir a "La mayor escala (II)"


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bajo Máximos te invita a comentar, ampliar o rebatir la información que acabas de leer