sábado, 25 de enero de 2014

El bajo en el blues (II)

Bluseando

    Como dijimos, esto no será una enciclopedia de blues. Sólo algunos tips para bajistas. Después de dar unas pinceladas sobre este estilo de vida y de música estamos listos para "blusear". Como dijo Tommy Shannon en una entrevista: "el blues es como un campo abierto. Tiene ciertas normas, pero puedes ir a donde quieras". Definición magistral. Por supuesto, si no sabes quién es Tommy Shannon no eres bajista de blues.
  • Una buena pulsación rítmica es fundamental. Es preferible centrarse en el ritmo que efectuar respuestas a la melodía vocal o hacer cada vez un final de frase diferente. Esto lo suelen hacer los guitarristas, u otros solistas, y es más su tarea, siendo la nuestra construir una buena base. Si nadie lo hace puedes aventurarte, para que no suene tan seco. Un buen bajista utiliza sus orejas y rellena huecos, o quita notas de donde sobran. En una banda con muchos músicos hay que tocar menos notas, pero esenciales; en un trío, hay mucho hueco que llenar, sobre todo en los solos.
  • Tocar sólo la tónica del acorde, duplicada en cada tiempo (fig. 1), no tiene nada de malo, aunque si lo hacemos durante cuatro compases seguidos, y en todas las canciones, puede resultar monótono. Podemos introducir pequeñas variaciones para remediar esto: tónica y quinta, tónica y tercer, tónica y séptima, etc. Es importante no variar el patrón cada dos por tres. Define un patrón y mantenlo por toda la canción.

Fig. 1
  • También podemos aplicar las técnicas rítmicas que nos sirven para nuestras líneas de walking-bassintroducir notas fantasma, introducir algún tresillo aquí y allá o efectuar un tumbao sobre la tónica del acorde.
  • En el apartado armónico, podemos servirnos de la mayoría de recursos utilizados en un género con cierto parentesco, como es el jazzDado que todo jazzista ha de saber interpretar un blues para conservar el apelativo, iconos del jazz como Charlie Parker llevaron el blues a otro nivel ("Blues for Alice"). La única cautela es conseguir que siga sonando a blues, no que el público piense que se ha equivocado de concierto y está en un club de jazz
  • Las blue notes dan al blues su sabor característico, y funcionan de maravilla. Asimismo, otras notas pueden funcionar como tensiones y convertirse en notas mágicas, como novenas, tanto en blues mayor como menor o décimoterceras, sobre todo en blues menor.


Ir a "El bajo en el blues (III)"


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bajo Máximos te invita a comentar, ampliar o rebatir la información que acabas de leer