domingo, 26 de enero de 2014

El bajo en el blues (III)

  • Hacer fraseos sobre la escala pentatónica de la tonalidad en la que estamos suena muy agradecido. Pero si sólo y siempre echamos mano de esta escala necesitaremos ser Albert Collins para no aburrir. Además de esmerarnos, podemos intercalar otras pentatónicas. En la figura 1 vemos tres posibilidades más, en el caso de un blues menor. Es decir, en caso de A menor podemos tocar la pentatónica menor de D, de E y de B. El esquema es trasladable a cualquier tonalidad. En el caso de un blues mayor tendríamos la misma situación, sólo que con pentatónicas mayores.
Fig. 1
  • También podemos frasear, sobre una tonalidad mayor, utilizando la pentatónica de su tonalidad paralela. Por ejemplo, en caso de C, frasear sobre C menor. Esto viene a ser como "tocar menor sobre mayor", ambigüedad tonal que funciona perfectamente en el blues, además de ser terreno para explorar.
  • Si nos encontramos sobre un acorde de dominante (V7) que se prolonga por varios compases podemos dar un toque de jazz a nuestros fraseos utilizando todas las escalas que admite este acorde, tales como disminuida semitono-tono, hexátonaalterada, etc. Obviamente, no todas a la vez.
  • Si tocamos en dúo, o a solas, podemos ejecutar acompañamientos más ricos utilizando acordes. También nos puede servir utilizar dos cuerdas. En la figura 2 vemos cómo ejecutar un acompañamiento de blues mayor usando cuerdas al aire en la tonalidad de A. Aunque sólo mostramos el esquema que aplicaríamos en el acorde de tónica, fácilmente podemos desplazarlo a D y a E.
Fig. 2

  • Asimismo, podemos emular a Robert Johnson con acompañamientos que no involucren cuerdas al aire. En la figura 3 vemos cómo ejecutar un blues mayor en C, usando quinta, sexta y séptima. Para percutir utilizaremos los dedos pulgar e índice. Los números sobre las notas representan la digitación de la mano izquierda.

Fig. 3

  • Al igual que en el ejemplo anterior, pero tratándose de un blues menor, podemos utilizar el patrón mostrado en la figura 4, con quinta, novena y décima. Estos patrones admiten múltiples variaciones, así como también utilizar otras notas.


Fig. 4

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bajo Máximos te invita a comentar, ampliar o rebatir la información que acabas de leer