martes, 4 de marzo de 2014

Anclaje y precisión (y IV)

      Hemos mencionado golpes y arrastres que producen chasquidos o ruidos indeseados. Y, ¿qué ocurre si mi ecualización favorita es esa que potencia los agudos sin dejar de lado los graves, la típica ecualización en "V"?, ¿es que ya no puedo utilizarla, so pena de figurar en la Lista Mundial de Bajistas Imprecisos? Claro que se puede utilizar, pero, o bien aprendes a silenciar las cuerdas, o bien haces que los inconvenientes jueguen a tu favor. O ambas cosas.

      Utilizar los chasquidos, convirtiéndolos en notas falsas, haciendo ritmo, sobre todo en slap, es una solución, y todo un arte. De hecho, muchos bajistas emplean ruidos producidos con la palma de la mano, de cualquier mano, para hacer ritmo mientras tocan. Ruidos y chasquidos a tiempo y contratiempo pueden formar una máquina rítmica fenomenal. Aprender slap es, en realidad, aprender a combinar notas que suenan y todo un conjunto de golpes rítmicos efectuados con ambas manos. Insisto en que podemos utilizar los ruidos más allá del slap.

      Vamos ahora con aquella otra solución que prometimos para el anclaje móvil. También explicaremos de qué manera se relacionan anclaje y precisión.

Pulgar + antebrazo

      Revisando lo dicho sobre anclajes, es obvio que todos tienen algo en común: la mano utiliza el dedo pulgar para sentarse sobre el punto de apoyo elegido. Ahora bien, si liberamos el pulgar nos puede ser útil para silenciar las cuerdas, colocándolo sobre ellas. Solo que necesitaremos otro asiento para la mano. ¡Tachán! El antebrazo.

      Obviamente, no apoyaremos el antebrazo sobre los puntos de apoyo descritos en la parte II de este artículo. Lo apoyaremos sobre la parte superior del cuerpo del bajo (fig. 1).


Fig. 1















      Después, colocaremos el pulgar. Lo posamos sobre las cuerdas, silenciándolas, y luego giramos ligeramente la mano, en el sentido de las agujas del reloj, como se muestra en la figura 2. Ya estamos listos para tocar.


Fig. 2

      Nótese que, apoyando el antebrazo en lugar del pulgar solucionamos, de una tacada, ambos problemas: el del anclaje y el de silenciar las cuerdas. Y funciona con todas las técnicas de mano ejecutora. Tal vez no sea apropiado para todo momento, pero si necesitamos rapidez puede ser crucial para mantener nuestra precisión.

       Recordemos que lo importante es sonar bienSi suena bien, no importa dónde coloques el pulgar o de qué manera silencies las cuerdas. Nadie va a preguntar. Y si lo hacen será para obtener inspiración.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bajo Máximos te invita a comentar, ampliar o rebatir la información que acabas de leer