viernes, 28 de marzo de 2014

Conectando registros y cuerdas en el bajo

      Como dijimos en referencia al Nashville tuning, cambiar de octava sin abandonar el orden de la escala puede refrescar nuestras líneas de bajo. Aquí mostramos cómo se conecta la cuerda más grave con la más aguda, sin necesidad de ejecutar todas las notas de la escala. Puede ser útil para tocar notas agudas sin perder de vista la tónica. En este artículo nos referiremos a bajos de 4 cuerdas, aunque la idea puede aplicarse a cualquier bajo. Para un bajo de 5 cuerdas sirve lo dicho en este artículo y, además, podemos establecer la misma relación entre la quinta cuerda y la segunda. Y en un bajo de 6 cuerdas, la misma relación entre la sexta y la tercera, y la quinta y la segunda. En resumen: entre una cuerda grave y la tercera cuerda aguda subsiguiente. Y viceversa.

      Existen varias formas de conectar ambas cuerdas u octavas, la más aguda y la más grave. La forma más lenta sería por movimiento cromático; una forma más rápida sería mediante una escala; una forma aún más rápida sería mediante un arpegio; y una forma automática sería como se explica a continuación.

Modos de la escala mayor

     Comenzaremos con la tónica de cada modo y continuaremos en la octava superior. En la figura 1 vemos la digitación para los modos mixolidio (izquierda), jónico (centro) y lidio (derecha), es decir, los modos mayores. Se presentan juntos por su similar digitación.


Fig. 1
      En la figura 2 vemos la digitación para los modos eolidio (izquierda) y dórico (derecha).


Fig. 2
      Finalmente, en la figura 3 vemos la digitación para los modos locrio (izquierda) y frigio (derecha).


Fig. 3
Escala pentatónica

      En la figura 4 vemos la escala pentatónica mayor de C, que coincide en notas con la escala pentatónica menor de A. Vemos cómo pasar de la cuarta a la primera cuerda sin abandonar el orden de la escala. Mostramos sólo con qué dedo comenzar en la cuarta cuerda. Con un círculo hueco se representan las notas intermedias de la escala.


Fig. 4

En la figura 5 podemos ver un ejemplo de cómo usar la pentatónica según lo aquí expuesto.

Fig. 5

      Lo mismo podemos aplicar a otras escalas, como la hexátona, por ejemplo. Para finalizar veamos un ejemplo en el que ejecutar una frase con cambio de octava puede rescatar de la monotonía una línea de bajo. En la figura 5 vemos una sencilla línea de bajo que une Cmaj7 con Am7, y vuelta a empezar.


Fig. 6

       Desarrollando esta idea podemos convertirla en la estrofa que muestra la figura 7. 

Fig. 7
Después podemos intercalar un puente (figuras 8 y 9), para regresar de nuevo a la estrofa.

Fig. 8
Fig. 9

     Todo lo visto aquí puede y debe expandirse en todas direcciones. Se pueden tocar acordes, en lugar de líneas, etc. Experimenten.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bajo Máximos te invita a comentar, ampliar o rebatir la información que acabas de leer