lunes, 2 de septiembre de 2013

Elegir instrumento

      Es humano equivocarse, incluso de instrumento. Lo bueno es que siempre puedes rectificar y escoger otro que se adapte mejor a tus necesidades, a tu personalidad, a tu bolsillo (el órgano de iglesia no es para todo el mundo). En mi caso, empecé como batería, cambié después a la guitarra, me matriculé de piano en el Conservatorio y, por fin, me asenté en el bajo. Sin duda, todos los otros instrumentos me enseñaron cosas que hoy aplico al bajo, pero, ¿cómo saber qué instrumento nos conviene? Algunos de los motivos más citados son:

      Personalidad: mentira. En todo instrumento hay buenos ejecutantes con personalidades de lo más variado.

      Comodidad física: otra mentira. Es posible que nuestro cuerpo nos imponga limitaciones, pero también está lleno el mundo de ejemplos de personas que vencieron todo obstáculo y se convirtieron en virtuosos. 

       Presupuesto: más mentiras. Los fabricantes saben que no todo el mundo es rico. Por eso, siempre existirán gamas baratas de todo instrumento para ir rompiendo mano y perfeccionar nuestro arte. 

    Gusto personal: es posible. Tal vez no te seduce que te recuerden con los carrillos hinchados, y dejas de lado el sax; o como un jorobado, y dejas de lado el bass.

     En resumen, hay gente que lo tiene claro desde niño. Otras veces lleva tiempo darse cuenta de que el instrumento que tocamos no nos satisface por completo. Lo que hay que tener claro es que debemos estar cómodos con nuestro instrumento. A continuación, unos ejemplos de lo que NO hay que hacer:


  • Elegir el bajo porque, aunque eres guitarrista, el puesto de guitarrista está ocupado.
  • Elegir el bajo, siendo guitarrista, porque tu mejor amigo, o tu hermano, ya ocupó ese puesto.
  • Elegir el bajo porque tu padre es bajista y quiere que continúes la saga.
  • Dejar de lado el bajo porque "es para perdedores" y tú quieres brillar a toda costa.
  • Dejar de lado el bajo porque tu novia lo odia (créeme: tu novia no te conviene).
  • Dejar de lado el bajo porque "es muy fácil de tocar".
  • Dejar de lado el bajo y hacerse DJ porque, total, la música en vivo está muerta, y el mundo se va a ir al carajo en cuestión de años. (Esta sí tiene sentido. De hecho, es lo que voy a hacer).



video


2 comentarios:

  1. Hola, creo que en la medida de lo que te sea posible, se debe conseguir un buen instrumento, pues muchos bajos si son baratos, pero no se pueden hacer detalles que un bajo de mas valor te podria permitir. Influye el tipo de cuerda, la madera o tipos de madera, la calidad de los pickups o magnetos, etc. Con relacion a la marca es y hay para gustos. En lo personal toque 2da guitarra en un grupo, y cuando el chavo del bajo se separo del grupo, me lanzaron a cubrir su puesto, y lo que paso es que hoy es un instrumento que me apasiona, con el puedo llevar base, ritmica, melodia y hasta hacer solos. Sin embargo si tienes un bajo economico, sacale el jugo y ya veras que de a poco y con el tiempo, podras adquirir uno de mejor calidad. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante tu comentario, Miguel Ángel. En ocasiones uno descubre el instrumento de su vida de forma casual. Y coincido en lo de empezar por un bajo económico, para ir rompiendo mano, y después pasar a uno de mejor calidad. Los buenos bajos hay que ganárselos ;)

      Eliminar

Bajo Máximos te invita a comentar, ampliar o rebatir la información que acabas de leer