domingo, 2 de febrero de 2014

La importancia del contexto

       Cada vez que escribo, o leo, una frase sobre cómo tocar el bajo me viene a la memoria un montón de situaciones en las que, lo dicho, no sería correcto, y otras en las que sí lo sería. Separar las unas de las otras es tarea de cada uno. Hay pocas cosas que funcionan siempre. ¿Es bueno ecualizar nuestro bajo sin pizca de agudos o medios?, ¿cuándo conviene hacer un relleno al final de frase?, ¿y un solo?, ¿es recomendable introducir notas percusivas? La respuesta a este tipo de preguntas será siempre condicional.

      Wow, ¡cuánta inseguridad me crea esto! En absoluto. Dejemos de buscar el manual de trucos infalibles, eso que siempre suena bien y nos hace quedar como grandes bajistas y músicos. Tocar música, como cualquier manifestación artística, implica explorar, y también arriesgarse. Cierto es que un buen entrenamiento amortigua las caídas, pero nunca se deja de aprender, de mejorar. Y nunca se sabe lo que sucederá encima de un escenario.

      Aprender a relajarse es parte del secreto. La otra parte es la de siempre: utilizar las orejas. Y no para salir volando, como Dumbo, sino para escuchar al resto de instrumentistas que tocan con nosotros, excepto si tocamos un solo solitario sin compañía alguna. Bastante obvio, ¿no? El oído nos dirá si es apropiado esto o es preferible aquello. Nos dará información sobre volumen, ecualización, armonía, ritmo, tempo, y algunas cosas más. Es imposible estar preparado para cualquier situación musical, a modo de boy scouts de la música (bass scouts?). Por lo tanto, una de nuestras mejores habilidades será la de adaptarnos al entorno. A cada entorno.





Algunas ideas:
  • Lo que es adecuado para un estilo musical puede no serlo para otro. El estilo debe prevalecer. Sobre todo, cuando nos pagan.
  • En un grupo experimental se puede uno permitir todo, mientras se ajuste al experimento; en un grupo purista, o de estilo, hay que respetar el estilo musical.
  • La cantidad de notas a tocar irá en función de nuestro sonido: cuanto más grave y más sustain, menos notas. Y viceversa.
  • Cuanto mayor sea el número de instrumentistas que tocan a la vez que nosotros, menos notas. Y viceversa.
  • Es importante reaccionar a lo que está sonando y llenar los huecos. Pero no todo hueco que veamos. Como un arquitecto: puedes construir, pero deja también zonas verdes y espacio para las calles.
  • Si la canción suena turbia, simplifica para limpiar (menos notas). Puede que no arregles la canción, pero ya no será tu culpa.
  • Es interesante concordar sonoramente con el resto de la banda. Hay baterías que suenan más pesado y otros más ligero. Y lo mismo con guitarristas y otros "-istas".
      Como siempre: prueben, comprueben y experimenten. No den nada por supuesto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bajo Máximos te invita a comentar, ampliar o rebatir la información que acabas de leer