viernes, 1 de febrero de 2019

Progresiones de acordes (las que faltaban) (I)



 En el canal YouTube de Bajo Máximos dispones de un vídeo explicativo de este artículo. Clic aquí

Continuamos con el apasionante tema de los acordes en el bajo viendo otras progresiones en las que veremos cómo funcionan los que ya conocemos y sabemos colocar en el mástil, su color, su sonido característico y su función armónica. Si este tema te pilla de nuevas, lo mejor es que empieces por el principio con este otro artículo. Lo entenderás mejor.

En este artículo no vamos a mostrar la digitación para cada acorde, es decir, los números correspondientes a los dedos de la mano izquierda, precisamente por lo dicho en el párrafo anterior. El enlace te lleva directo a los artículos anteriores donde encontrarás las digitaciones correspondientes a todos y cada uno de los acordes que se presentan en estas progresiones. Y ya, sin más, vamos con la primera progresión.

ii-V-I-VI (tonalidad mayor)

Es una progresión muy común que puede escucharse en muchos standards de jazz y también en canciones pop. Se suele usar también como turnaround en un blues mayor, como veremos más adelante. En la figura 1 podemos ver la progresión y, justo debajo, los diagramas correspondientes a los acordes que la integran.

Fig. 1

ii-V-i-IV (tonalidad menor)

También muy común, representa la versión para la tonalidad menor y se puede usar como turnaround en un blues menor. Tócala y dime si no te vienen a la mente varias canciones que utilizan esta sucesión de acordes, en todo o en parte. La figura 2 muestra la progresión junto con los diagramas de los acordes correspondientes.
Fig. 2

Blues mayor

Cuando se trata de progresiones de acordes, las de blues son obligatorias. En la figura 3 tienes una colección de acordes con su diagrama y las notas que lo componen. Son los acordes que emplearemos en el ejemplo de la figura 4, más abajo.
Fig. 3
Es una típica progresión de blues, con algunos aderezos para darle interés y elevarla con respecto a la muy básica, que tan sólo usa I-IV-V. Me refiero al Fdim7 del sexto compás o al Ab7 del décimo compás. Puede observarse que en los compases once y doce utilizamos un turnaround muy parecido al de la figura 1. Para más información te recomiendo este artículo sobre el bajo en el blues.
Fig. 4

Blues menor

Al igual que en el ejemplo anterior, en la figura 5 mostramos los acordes que nos harán falta para ejecutar la progresión mostrada más abajo, en la figura 6. 
Fig. 5
De nuevo una progresión de blues menor con un turnaround en el último compás muy similar al de la figura 2. El Bb7 del noveno compás nos guía hacia la dominante por cromatismo consiguiendo un cierto efecto dramático típico del blues menor.
Fig. 6

Progresión 3

En este ejemplo vamos a utilizar, casi exclusivamente, acordes de dos notas con la tónica en la cuarta cuerda. En la figura 7 tienes todos los necesarios.
Fig. 7
Es una progresión muy simple, a pesar de que pueda parecer compleja sobre el papel (figura 8), que utiliza todos los acordes de la tonalidad de E, más algún intercambio modal para darle color, como el G# o el D#m, que no están en la escala de E, pero nos hacen un buen papel.
Fig. 8
En la segunda parte de este artículo veremos más progresiones para sacarle todo el jugo a los acordes en distintas posiciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bajo Máximos te invita a comentar, ampliar o rebatir la información que acabas de leer