miércoles, 5 de marzo de 2014

Líneas de bajo (I)

      ¿Cansado de que tus líneas de bajo suenen predecibles, típicas y de libro? He aquí algunas ideas que ensancharán tus horizontes bajísticos.

    En todo aprendizaje es importante fijarse en modelos. Elige tu modelo de bajista. ¿Por qué todo le suena tan bien?, ¿cómo lo hace? Dos palabras: ritmo y armonía. Algunos encontrarán estas palabras muy sosas y las negarán. Dirán que se trata de feeling, inspiración, genialidad, talento, arte... Palabras que expresan conceptos reales, y no imposibles de alcanzar. Pero también palabras sagradas que no me gusta profanar sin motivo, ni utilizarlas de forma banal, como si fueran muletillas. Podemos aprender a trabajar nuestras líneas de bajo de forma impecable, profesional o genial. Y si después se nos aparece doña Inspiración, pues mucho más para celebrar.

Ritmo

    Parte inexcusable para un bajista. Lo primero es aprender a tocar a tiempo, a contratiempo y a tempo (velocidad de la pieza). Lo siguiente, aprender a enriquecer el ritmo de la canción. Algunos estilos siguen patrones rítmicos característicos. Otros estilos, en cambio, evitan tales patrones.

      Si el estilo es "de patrón", nuestra primera tarea es aprender todo lo posible sobre este: esquema rítmico, notas características, variaciones, evolución a lo largo de los años, etc. Cuanto más sepamos sobre él, mejor lo tocaremos. Intentar cambiar el patrón, siendo novatos, no es aconsejable. Espera a ser una autoridad. Si te aburres con los patrones, tal vez debas cambiar de estilo.





    Si el estilo es de "no patrón" aún podemos, ocasionalmente, echar mano de alguno, teniendo muy presente que arrastrará toda la canción en esa dirección. La mayor parte del tiempo la ocuparemos en crear patrones propios. Un patrón rítmico no es más que una combinación de notas y silencios que se repite con poca o nula variación. Se puede ser fiel al patrón o no, según dicte el contexto. Pero no olvidemos que el patrón es muy útil para el que escucha, es decir, el público, es decir, nuestro objetivo. Le ayuda a identificar la estructura de la canción, sus repeticiones, lo que hacen otros instrumentos y, si está bailando, le ayuda a disfrutar.

      En el terreno experimental todo vale.

      Analizar todo estilo, actual o anticuado, llevaría mucho tiempo. Hablar de líneas de bajo, en general, es complicado. Pero hay conceptos que podemos aplicar a todo estilo. Y factores que podemos tener en cuenta para diseñar una buena línea de bajo, como vamos a ver.



Ir a "Líneas de bajo (II)"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bajo Máximos te invita a comentar, ampliar o rebatir la información que acabas de leer