martes, 18 de junio de 2013

Intervalos y números (I)

      Los números es una de esas cosas que trae de cabeza a muchos bajistas. Oyen hablar de sextas y novenas, ven números en el cifrado de los acordes, Am9, G7#5#9, Bmaj13, y empiezan a pensar que aquello es una inoportuna clase de álgebra. Después están los que afirman que la música es pura matemática, citan a Pitágoras y visten camisas a cuadros. Lo que si es cierto es que en música mejor dicho, en notación musical se usan números. Para saber en qué compás estamos, en qué tiempo del compás estamos, los grados de la escala, etc. En resumen, para simplificarnos la existencia, así que, bien comprendidos, los números pueden ser muy útiles.

      Un intervalo es la distancia entre una nota y la siguiente, o la anterior. Si ambas notas de un intervalo se tocan a la vez constituyen un acorde. Los acordes se componen de intervalos. Normalmente pensamos que un acorde es un puñado de notas tocadas al mismo tiempo, pero es más acertado verlo como un conjunto de intervalos. Cada intervalo tiene un sonido único, un color, por así decirlo, y la combinación de intervalos es lo que hace cada acorde tan especial, lo que le da su sonoridad característica e inconfundible. Para simplificar la lectura de acordes, o la improvisación sobre una progresión de ellos, se utilizan números. Hemos estado hablando de estos números a lo largo de Enlazando arpegios a cualquier distancia. Aquí haremos algunas consideraciones.

Intervalos compuestos

      Si a cualquier intervalo simple, con numeración inferior a 8, le sumamos 7, obtenemos un intervalo compuesto. Son los que exceden el ámbito de la octava. Por ejemplo: si en vez de la distancia entre la tónica y la segunda consideramos la distancia entre la tónica y la octava aguda de la segunda estamos hablando de una novena (2 + 7 = 9). Los más usados, todos extensiones del acorde básico, son los que muestra la figura 1.
Fig. 1

Inversión de intervalos

      No, no se trata de salir a la calle con tus ahorros, ir a la Bolsa de Valores y comprar todos los intervalos que puedas, con la esperanza de que, el año próximo, su valor se haya duplicado. Invertir un intervalo es darle la vuelta, ponerlo cabeza abajo. Por ejemplo: partiendo de B, un desplazamiento ascendente de séptima mayor (maj7) nos sitúa en A#. La inversión de la séptima mayor da como resultado una segunda disminuida (b2). Lo que significa que, si nos desplazamos una segunda disminuida en sentido descendente llegamos a la misma nota, solo que en su octava grave, como puede comprobarse. En la figura 2 podemos ver en qué se transforma cada intervalo al invertirlo.
Fig. 2

Ir a "Intervalos y números (y II)"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bajo Máximos te invita a comentar, ampliar o rebatir la información que acabas de leer